Exposiciones | "MUCHO BICHO MUERTO"
Bicho flechado, 2018, Cerámica, metal, balde y pintura 58 x 77 x 82 cm.
Nicolás Wills
Inauguración y Cierre: De Sábado, 15 Septiembre 2018 - 2:30pm hasta Sábado, 13 Octubre 2018 - 2:30pm

Mucho Bicho Muerto

Nicolás Wills

Abundan los perros muertos en las carreteras colombianas. Perros espichados con sus tripas desparramadas por las vías, un tristísimo clásico como es el pajarito muerto por un caucherazo o desnucado contra un vidrio. Imágenes tan comunes como la fara muerta, la chucha, que tanto desprecio genera por colipelada, una desafortunada característica que la confunde con una gran rata cuando en realidad es un marsupial tan propio de nuestros bosques nativos como el oso de anteojos (ese que sí nos genera ternura y nos produce tanta indignación cuando aparece muerto). Matamos a los bichos que no nos gustan. Si es feo, baboso o de sangre fría no sentimos compasión. Somos una sociedad violenta, es una frase que oímos hasta el cansancio, y también uno de los países más biodiversos del mundo, otra frase de cajón. Hablamos mucho de la guerra, pero poco hablamos de nuestra violencia hacia el animal. Mi intención no es levantar otra pancarta animalista, ni hacer animales en cerámica en vía de extinción para visibilizar esa problemática. Mi interés no aspira a un cambio ni a ninguna redención, es más bien un reconocimiento al bicho muerto. La idea es encarnarlo desde el barro para que se haga presente como parte de nuestro imaginario colectivo y de nuestra cultura popular que no es sólo café, orquídeas, marimondas y jaguares. Acá hay mucha vida, pero también mucha muerte.

Ahora bien, la producción del trabajo será toda en porcelana. Es un material frágil que ayuda a enfatizar la delgada línea entre la vida y la muerte ya que tiende a rajarse y su plasticidad es casi nula: se escurre y se rompe con facilidad. Tiene un color muy blanco que le da una cierta pureza o aura y que la diferencia de otras pastas cerámicas con naturalezas más terrosas. La idea es modelar estos animales a escala natural, pero jugando con ciertos elementos del comic para enfatizar esa muerte que no busca ser grotesca o amarillista sino cotidiana y ridícula. El humor ayuda a masticar las realidades amargas y creo es una característica muy propia del colombiano: saberse reír de sus tragedias sin restarle por ello importancia.

Convivirán entonces muchos bichos muertos, una especie de cementerio de animales: patas de perro sobresaliendo de la tierra, pájaros muertos frente a los diferentes vidrios, chuchas con las patas estiradas y hasta balones pichados que hablan de otras muertes. El proyecto será montado en un patio, en un lugar verde y expuesto a la intemperie. Pienso que un patio reafirma ese olvido, esa dejadez de la memoria. En el patio trasero abandónanos nuestra otredad, lo incómodo, esperando que el musgo cubra todo con olvido, con ese verde homogéneo que descansa la vista. La cerámica no ha dejado su calidad de paria en el Arte. El arte contemporáneo tiende a despreciarla como artesanía, como mero trabajo mecánico o de ¨comunidades¨. Hoy esa calidad empodera porque permite un nicho fuera del cubo blanco. La cerámica resiste la intemperie, le gusta habitar el afuera, mojarse y ensuciarse.

Videos Seleccionados
Imágenes Seleccionadas